MARCO REFERENCIAL

ANTECEDENTES

Los autores que han hecho estudios sobre el tema en referencia son: J. Pérez sostiene que: “en el aprendizaje escolar cuando un alumno no tiene suficientemente desarrollada su direccionalidad3 y lateralidad4 tropieza con obstáculos insuperables en el aprendizaje de la lectura y la escritura”. En primer lugar, muchas de las letras que les enseñamos a los niños no les ofrecerán ninguna base para diferenciarlas. Sin lateralidad no hay diferencia entre la b y la d, por ejemplo. No es que el niño este confundido o que no haya aprendido la diferencia, ni tampoco que invierta la letra. Lo que ocurre en el fondo de la cuestión es que para este alumno no existen diferencias entre ellas.

Para Eduardo Linares un niño con Disgrafía superficial caligráfica suele tener asociadas una serie de alteraciones en la motricidad, tales como problemas en el reconocimiento e interiorización del ajuste postural a la hora de afirmar su lateralidad (manual, oculo-pedica o podálica).

 

Lopera, (1991): dentro de sus trabajos plantea que cuando no hay coordinación motora, general se presenta un bajo nivel de eficiencia en la motricidad fina relacionada con la coordinación viso-manual afectando la capacidad perceptiva y escritural del individuo.

 

Ajuriaguerra, j. (1. 981): indica que para la realización de la escritura como acto motor el individuo está generalmente sentado ante una mesa o pupitre, realiza cierta inmovilización postural, los ojos a cierta distancia del papel, brazos y manos beneficiados de algún sostén tónico general; sujeta con la mano de un modo determinado el instrumento de escritura, el papel y el libro; y combina los desplazamientos de los dedos, puño, codo u ojos en función del fin a alcanzar.

 

Por otra parte Jean Piaget, fundamentado en la espontaneidad del niño, en la que según él,  “la escritura aparece en la segunda etapa del desarrollo denominada de las operaciones concretas, en la cual el hombre tiene la necesidad de expresar por medio de grafías y símbolos sus vivencias, sentimientos en una forma real, concreta, tal y como la ve”.

Lo anterior se vivencia en la medida en que los estudiantes analizan la realidad y la expresión a través de sus escritos lo que a su punto de vista logran observar.